Por qué se suspendieron los sorteos?

Lamentablemente hemos decidido suspender los sorteos de vuelos hasta nuevo aviso.

Para ser honestos no ha sido una buena experiencia para nosotros.

Si analizamos la población que paga por su vuelo podemos afirmar que el 99% de las personas tienen buena onda, son educadas, y el trato es muy amable, haciendo un placer la experiencia de volar para ambas partes.

Si analizamos la población que ha ganado un vuelo gratuito nos encontramos que aproximadamente la mitad de las personas tienen esta buena onda, pero entre la otra mitad de las personas ganadoras nos hemos encontrado personas prepotentes, con exigencias totalmente alocadas e impracticables que van mucho más allá de nuestra logística.
 

Algunos ejemplos:


El caso de Jerónimo H.
Este muchacho ganó un vuelo gratuito en avión que despegaba desde el aeródromo de general Rodríguez.
Como el aeródromo le quedaba lejos nos exigió, varias veces, por e-mail y telefónicamente, que teníamos que irlo a buscar a la casa, o enviarle un remis (a nuestro cargo), o de alguna forma solucionarle el traslado gratuito por tierra desde su casa hasta el aeródromo…
Esto no se hace ni siquiera con los vuelos pagos, y está explicado en las bases del concurso que la persona debe trasladarse por su cuenta hasta los lugares de despegue o aterrizaje (obviamente cosa que Jerónimo jamás leyó).
Finalmente Jerónimo se presentó en el hangar el día de su vuelo, llegó en un auto "tuneado" (llantas deportivas, musica que se escuchaba a 100 metros, etc).
Su "onda" durante todo el vuelo no fue de la mejor.
Sus comentarios cortantes generalmente resultaron ser negativos, y no paró todo el tiempo de quejarse porque tendríamos que haberle conseguido un transporte gratuito desde su casa hasta el aeródromo, ya que al haber hecho el acceso al aeródromo "se le ensució todo el auto" (SIC) (El aeródromo de Gral Rodriguez tiene un acceso de unos 800 metros por calle de tierra).


El caso de José Luis M.
Esta "persona" nos escribió para "sugerirnos" que adulteremos el resultado del sorteo, haciéndolo aparecer como ganador, y le asignemos un vuelo gratuito a él y a su pareja; simplemente porque él era íntimo amigo de un personaje político de turno (inclusive nos mandó una foto donde se lo veía a él con este personaje político).
Nos sugirió varias veces que hagamos eso "porque nos convenía".
Obviamente el "señor" José Luis jamás voló con nosotros, ni se accedió a su pedido.
Sin embargo el tener que tratar con esta "persona" no fue para nada agradable.
 


El caso de Sandra T.
La señora Sandra ganó un vuelo gratuito en avión a isla Martín García ida y vuelta.
Se le pidieron por mail (como a todo el mundo que vuela con nosotros) datos personales inherentes a la preparación del vuelo, entre los cuales la señora Sandra informó que pesaba 72 kilos.
Cuando se presentó en el hangar, el día de su vuelo, notamos que claramente superaba esa cifra.
Le dijimos que debía pesarse antes de embarcar por una cuestión de seguridad, a lo que la señora Sandra inicialmente se negó.
Cuando le dijimos que si no constatábamos su peso no podría abordar la aeronave fue que accedió a pesarse.
La báscula arrojó 134 kilos.
Le explicamos que la aeronave no podía volar con ese peso, ya que se superaba lo especificado por el fabricante como peso máximo al despegue por aproximadamente 40 kilos.
Acto seguido la señora Sandra comenzó a acusarnos de que la estábamos discriminando por ser obesa, a los pocos segundos nos estaba insultando, y no contenta con eso a los pocos días tuvimos una denuncia en INADI por discriminación, la cual obviamente no prosperó por lo ridículo de la acusación.
Sin embargo hubo que dedicarle un tiempo a contestar la denuncia, presentarse en el Instituto, aclarar la situación etc.
Como podrá apreciar el lector el caso de Sandra T. fue bastante complicado y tampoco para nada agradable.



El caso de Alison D.
La muchacha Alison ganó un vuelo gratuito que despegaba desde la base aérea de Morón.
Se encontró con nuestro piloto el día del vuelo y en ese momento comenzó a levantarse un gran viento (que no estaba pronosticado) y que hacía insegura la operación con aeronaves.
El vuelo de ese día fue preventivamente aplazado por lo inseguro de volar en esas condiciones, y se le indicó a Alison que se le asignaría una nueva fecha (también gratuita).
Al tiempo se le asignó a Alison una nueva fecha de vuelo pero Alison no volvió a responder nuestros emails y nunca se presentó el día del vuelo reasignado.
Aproximadamente dos años después la hermana de Alison (Milred) escribió en nuestra página de Facebook que nunca habíamos vuelto a llamar a Alison para un nuevo vuelo, lo que no es verdad.
Sin embargo el lector de este comentario no sabe a qué parte creer y se pone gratuitamente en duda nuestra trayectoria y nuestra palabra.
Se contactó a Milred por chat de Facebook. Se le mostraron las pruebas de que Alison había sido contactada para un nuevo vuelo, se le mencionó la fecha de cada e-mail que Alison no contestó. Se la invitó a que retire su comentario de la página de Facebook ya que era injusto y no reflejaba la verdad.
Milred simplemente no quiso retirar el comentario…
 

Conclusión final:

Después de haber transitado el camino de los sorteos gratuitos durante más de dos años nuestra experiencia no fue buena.
Sólo mencionamos aquí los casos mas "impactantes", pero hubo muchos otros que fueron "ásperos"

Obviamente cuando todo marchó sobre ruedas siempre hubo agradecimientos y buena onda.

Pero las veces que surgió algún problema, en la enorme mayoría de las veces limitaciones climáticas, un buen porcentaje de las personas sorteadas inmediatamente reaccionó en forma prepotente y altamente demandante, exigiéndonos condiciones y con frases del tipo: "bueno como ustedes suspendieron mi vuelo (gratuito) ahora yo tengo "derecho" de elegir yo la fecha" (aclaremos que esta suspensión fue por razones climáticas, aunque resulte obvio aclararlo, tal vez sea bueno recordar que nosotros no controlamos el estado del tiempo....).


Sabemos que volar no es barato, que hay gente que sueña toda su vida con poder hacer un vuelo y económicamente no puede.
Como sabemos lo hermoso que es volar, y porque tenemos la suerte de que la vida nos permite hacerlo, es que decidimos implementar estos sorteos para que el azar elija personas para surcar el cielo sin que tengan que pagar un peso.

Fue un hermoso sueño, pero la implementación realmente nos dejó un sabor amargo.

Nosotros hacemos esta actividad en forma recreativa, tal como esta explicado en quienes somos.
Volamos por pasión, simplemente porque nos gusta, y porque es también para nosotros una actividad de esparcimiento.
Lo último que queremos es estar pasándola mal, recibir insultos, resolver planteos de exigencias caprichosas, etc.

Por todo esto es que, lamentablemente para todos, los sorteos de vuelos gratuitos, que se realizaron durante más de dos años, han sido suspendidos.

Estamos retirando toda mención a los vuelos gratuitos que se encuentra en nuestra web y en otros lugares.
Si encontras algún lugar donde aún esté mencionado por favor envianos el link para borrarlo utilizando nuestro buzón de sugerencias.

Gracias


Resultado de imagen para frase de desagradecimiento